Artículos
Signatus

Signatus

Signatus,sus grandes patas son proporcionadas y muy atractivas. Esas garras serán el símbolo de su fortaleza y son herencia de su padre Valeriano y de los clanes alfa de los que desciende. Humilde e increíblemente intuitivo le gusta mucho pasar tiempo jugando. Lleva una relación muy especial con Lola, su madre, subterránea pese a que exteriormente parezca muy unido a su padre, con el que pasa más tiempo y habla más. Pero en el fondo es como si Valeriano necesitase de su compañía más que él por su carácter independiente.

Tito

Tito

Tito y Teresa, hermanos descendientes de una camada castellana adoptados por Lola, que los encontró exhaustos en medio del monte después de la muerte accidental de todos los hermanos de Signatus, al que quieren más que a un hermano pequeño. Lo tienen apadrinado por así decirlo. Su carácter, pese a ser de sexo distinto, es casi idéntico. Se apoyan constantemente en todo. Como si fueran gemelos uno siempre sabe lo que piensa el otro. Atrevidos y muy rápidos en las cacerías sienten debilidad por Valeriano, que representa el padre que nunca tuvieron. Lola los quiere también mucho pero los reprende de continuo haciendo el papel del contrapeso en la relación. Pocas veces les muestra su cariño, pero cuando lo hace se desarman todos.

Teresa

Teresa

Tito y Teresa, hermanos descendientes de una camada castellana adoptados por Lola, que los encontró exhaustos en medio del monte después de la muerte accidental de todos los hermanos de Signatus, al que quieren más que a un hermano pequeño. Lo tienen apadrinado por así decirlo. Su carácter, pese a ser de sexo distinto, es casi idéntico. Se apoyan constantemente en todo. Como si fueran gemelos uno siempre sabe lo que piensa el otro. Atrevidos y muy rápidos en las cacerías sienten debilidad por Valeriano, que representa el padre que nunca tuvieron. Lola los quiere también mucho pero los reprende de continuo haciendo el papel del contrapeso en la relación. Pocas veces les muestra su cariño, pero cuando lo hace se desarman todos.

Lola

Lola

La madre, Lola, gitana –un pelaje más claro dentro de la manada y más pequeña como todas as hembras de los lobos en la naturaleza y menos musculada- muy atractiva, lista, discreta, tiene una característica cicatriz en el hocico que le queda muy atractiva, como a esas mujeres que un lunar encima del labio les da la gracia de su belleza. Lleva también un llamativo pendiente de aro, símbolo entre los clanes gitanos de haber hecho el largo viaje de cacerías de verano a las marismas de Doñana. Conoce como nadie la vida de los hombres ya que en su familia, debido al oficio ambulante de titiriteros al que se dedican, han estado muy cerca de los hombres. Su hermana, por tener mucha confianza con ellos desapareció, algo que ella tiene siempre en mente a la hora de dirigir la manada. Es el verdadero cerebro. Meteremos en sus diálogos deliciosas y sentenciosas expresiones calés.

Valeriano

Valeriano

El padre, Valeriano, macho alfa y sobre el papel jefe de la manada, él se siente como tal y así actúa, pocas luces pero muy noble, con un punto infantil. Descendiente de lobos alfa desde el inicio de los tiempos, una estirpe muy conocida y respetada entre las manadas vecinas. Fama de muy buen corazón lupino y de equitativo, por lo que suele ser llamado cuando por alguna causa se reúne el concejo de los lobos justos para solucionar algún problema.

El Ti Joao

El Ti Joao

El ti Joao, huraño, más que hablar muchas veces farfulla, utiliza expresiones portuguesas, un punto mal hablado e irónico, lleva una raída boina, es el más viejo de la manada, buen contador de historias, sólo las poquísimas veces que quiere. (Lo de contador de historias es más una fama que tiene que la realidad, ya que muchas veces resulta un punto pesado.) De descendencia portuguesa dice venir de una familia antigua de alfas, pero en realidad sus orígenes son muy humildes. Suele contar fantasiosamente que conoció a los grandes lobos del antiguo reino de El Noroeste (que iba de Villablino a Bragança, de norte a sur, y de Santiago de Compostela a Santa María del Páramo, de Oeste a Este).  Los otros reinos vecinos, más pequeños y humildes que rodeaban al corazón de aquel mítico Noroeste conocido por sus heroicidades en toda Iberia y del que se dicen descienden todas las manadas, eran el portugués, el gallego, el asturiano y el castellano de Tierra de Campos
  • Hazte Socio 
Búsqueda
  1.  
Búsqueda avanzada
Nuestras propuestas
Ver todos los guías
Atención al socio

Atención: utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y, así, mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.